jueves, 14 de diciembre de 2017

Acaba de aparecer el nº 53 de la Revista de Historia del Fascismo


Número Especial dedicado a LA CONSTRUCCIÓN DEL TERCER REICH

A partir de 2017, la Revista de Historia del Fascismo va a publicar números especiales monográficos sobre temas concretos. Con cierta frecuencia se nos ha reprochado parcelar artículos en distintos números de la revistas. Si lo hemos hecho ha sido por la extensión de los trabajos elaborados. Ahora lo que ofrecemos son monografías excesivamente largas para poder ser parceladas y que, por sí mismas, no pueden ser considerado como libros. Hemos elegido como primera monografía (que puede ser considerada como un apéndice a los tres volúmenes de la Historia de la Revolución Nacional Socialista), LA FORMACIÓN DEL TERCER REICH por varias razones: la primera, porque la unificación de los territorios germanofonos siguió a la “revolución social”, precedió a la Segunda Guerra Mundial y sirve para explicar el tablero europeo de la época, la política exterior del Reich.

Sumario del nº LIII


INTRODUCCIÓN: LAS TRES FASES DEL PLAN DE HITLER
En 1933 Hitler estableció un plan sistemático, extremadamente realista basado en tres conqusitas sucesivas: resolver la “cuestión social”, unificar el espacio lingüístico germano y establecer un Nuevo Orden Europeo.
Págs. 007-017

Capítulo I: EL TABLERO EUROPEO EN 1933-1939
Para entender la actuación de Hitler es preciso conocer la situación de Europa en los años 30, sus sistemas de alianzas, las políticas de cada una de las potencias, su interrelación con Alemania, y los aucerdos post-Versalles.
Págs. 018-029

Capítulo II:  LA REUNIFICACIÓN NACIONAL
Superada la “cuestión social”, iniciado el rearme, era el momento de emprender la lucha por la reunificación nacional y por la superación de los acuerdos de Versalles. Esta política tuvo distintas fases a partir de 1935.
Págs. 030-048

Capítulo III: EL SARRE VUELVE AL REICH
La ocupación del Rhur y la desmilitarización del Sarre habían sido una de las grandes afrentas de la postguerra alemana y el origen de la revolución nacional-socialista. Una vez en el poder Hitler se propuso restaurar la normalidad.
Págs. 049-060

Capítulo IV: EL REARME ALEMÁN. RAZONES
Hitler comprendió desde el primer momento que la reunificación alemana solamente podía verificarse si se dotaba de un ejército paritario con sus interlocutores. Tal fue el origen del rearme alemán.
Págs. 061-093

Capítulo V: “ANCHLUSS” SUEÑO REALIZADO
La unificación con Austria era una frustración que arrastraban las últimas generaciones, una reivindicación que, sin embargo, debía de salvar obstáculos interiores en Austria y, especialmente, resistencias de distintos países europeos.
Págs. 080-094

Capítulo VI: LA CUESTIÓN DE LOS SUDETES
La “crisis de los Sudetes” que acarreó, finalmente, la desarticulación de Checoslovaquia, reintegró amplios territorios de mayoría alemana al Reich y demostró la voluntad alemana de paz en los Acuerdos de Munich.
Págs. 095-117

Capítulo VII:  LA TRAICIÓN DE LA DERECHA
La resolución de la “cuestión social” hizo que la oposición de izquierdas desapareciera completamente en el Tercer Reich a partir de 1935-6. A partir de ese momento, la única oposición a Hitler procedió de la derecha.
Págs. 118-128

Capítulo VIII: EL PARTIDO DE LA GUERRA
Después de Múnich se evidenció el potencial alemán y su hegemonía en la Europa Continental. Sectores del Reino Unido, de Francia y de EEUU no estaban dispuestos a perder posibilidades en esa zona y se configuraron como “partido de la guerra”.
Págs. 129-136

Capítulo IX: EL ACUERDO GERMANO-LITUANO
El pequeño territorio de Memel, usurpado a Prusia Oriental tras la Conferencia de Versalles fue reivindicado por Alemania y entregado sin ningún tipo de resistencia por Lituania. El entusiasmo de la población preocupó en Occidente.
Págs. 137-143

Capítulo X: DANZIG Y ROOSEVELT
La “crisis de los Sudetes” que acarreó, finalmente, la desarticulación de Checoslovaquia, reintegró amplios territorios de mayoría alemana al Reich y demostró la voluntad alemana de paz en los Acuerdos de Munich.
Págs. 144-181

Capítulo XI: EL PACTO GERMANO-SOVIÉTICO
Perdida la esperanza de llegar a acuerdos con Inglaterra y a fin de evitar una política de cerco, Hitler se adelantó tendiendo la mano a la URSS en un inesperado que alteró definitivamente lo que quedaba del equilibrio de Versalles.
Págs. 182-227

CARACTERÍSTICAS:
Tamaño: 15x21
Páginas: 230
Portada: cuatricomía, plastificada, con solapas
Precio: 18,00 € (+gastos de envío)
Pedidos: eminves@gmail.com



miércoles, 13 de diciembre de 2017

LA EUROPA DE LOS BANQUEROS



Colección Conspiraciones
LA EUROPA DE LOS BANQUEROS
HENRY COSTON

Publicado en 1963, la obra respondía a una necesidad de la época: entender lo que era la Comunidad Económica Europea, lo que entonces se llamaba “Mercado Común”.  En cierto sentido, esta obra es la continuación de Los financieros que mueven el mundo, escrita por el mismo autor, Henry Coston, cinco años antes. Ambas obras responden a la misma cuestión: ¿quién mueve los hilos de la economía mundial?  Y la pregunta es cada vez más pertinente en la medida en que de la economía depende todo lo demás. Henry Coston fue el primero en atreverse a señalar en la postguerra europea la nudo del problema: los poderes económicos, escudados en concepciones liberales, propugnaron Estados débiles (“democráticos”) para poder dar rienda suelta a sus ambiciones. Nada de lo que ha ocurrido en Europa en los últimos 50 años, desde la publicación de esta obra y desde la fundación de la Unión Europea, sería concebible sin la debilidad de las naciones europeas y de sus Estados que no han tenido a su alcance los recursos suficientes para detener, cortar y paliar los abusos de la banca, de la alta finanza, de los grandes trusts y carteles monopolistas y del poder del dinero (la plutocracia).

Coston es perfectamente consciente de dónde arranca la actual Unión Europea: del eje franco-alemán. Aparentemente, la creación de esta entidad internacional se debió a que desde principios del siglo XIX, Francia y Alemania  se habían visto enzarzados en cuatro conflictos destructivos, por el control de los recursos mutuos para la producción de acero (y, por consiguiente por la necesidad de carbón y pirita de hierro). Y es cierto que el “mercado común” se vendió con esta publicidad. Desde 1945 se ha producido un largo período de paz en Europa que, en gran medida, se debe al acuerdo franco-alemán que dio lugar a “la pequeña Europa” o “Europa de los seis” (Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Luxemburgo e Italia) que después de sucesivas ampliaciones se ha convertido en la entidad que conocemos hoy y de la que nuestro país forma parte. Ahora bien, lejos de conformarse con esta interpretación “buenista”, Coston estudia dentro de cada uno de los dos pilares del núcleo duro franco-alemán, qué consorcios industriales, bancarios y mediáticos son hegemónicos y llega a una conclusión inconfesable para los promotores de la Unión:  la entidad ha sido diseñada para que el poder del dinero resulte el vencedor. Y eso es lo que, justamente, hoy, ha ocurrido y lo que hace que la UE viva una parálisis, unos momentos de desconfianza.

Por todo ello, la obra de Coston escrita hace más de medio siglo, conserva toda su actualidad: porque nada  esencial ha cambiado en los objetivos de la UE. Los que hemos vivido esa época conocemos perfectamente el destino de las empresas cuyos nombres menciona Coston: unas se han fusionado con otras, otras han quebrado, casi todas han cambiado de manos, pero el núcleo duro del capitalismo europeo, las grandes dinastías financieras sobre las que Coston ya aludió en su anterior obra (y por eso hemos publicado de nuevo ambas simultáneamente en la colección CONSPIRACIONES), ha permanecido prácticamente invariable. Lo único que se ha producido ha sido un proceso de concentración de capitales (cada vez más poder en menos manos) y un proceso de globalización (que ha hecho interdependientes las  economías continentales). Eso es todo.
En esta obra de Coston un capítulo nos afecta particularmente, el XXIX dedicado a Los Rothschild en España y al que le dedica una decena de páginas. La lectura de estas líneas resulta sorprendente porque, a partir de ellas, entendemos perfectamente algunos de los misterios del siglo XIX español: en especial la llamada “desamortización de Mendizábal” y, sobre todo, quién fue su promotor.

Otro aspecto particularmente interesante es la tendencia de las economías capitalistas a comercial con los países comunistas. Coston dedica los últimos capítulos a esta problemática que dice mucho sobre la naturaleza del capitalismo: nunca “los capitalistas” consideraron a “los países comunistas” como un verdadero enemigo, sino más bien como un “mercado” en el que introducirse por mucho que los soviéticos tuvieran en Occidente sus propias redes comerciales parte de cuyos beneficios iban a parar a los Partidos Comunistas que actuaban con la intención de “combatir al capitalismo”.

A lo largo de las más de 500 páginas de esta obra, el lector tendrá una verdadera mina de datos y de análisis que le permitirán entender el título de la obra: porque la Unión Europea no es ni la Europa de los pueblos, ni la Europa de los europeos, sino la Europa de los banqueros. ¿A qué se entiende ahora mucho mejor el por qué al producirse la crisis bancaria de 2007-2009, todos los Estados Europeos salieron en defensa de la banca…? ¿Cabía esperar otra cosa?
Sumario de la obra
ADVERTENCIA             …………………………………………………………………….    7
         I. UNA TENTATIVA ABORTADA................................................     9
       II. EL FRACASO DE LA «C. E. D.»................................................   25
      III. LA AMENAZA.......................................................................   32
        V. UN EJEMPLO SIGNIFICATIVO...............................................   38
        V. LAS «EMINENCIAS GRISES» DE LA R.F.A ..............................   53
      VI. SUS MAJESTADES LOS TRUSTS..............................................   71
    VII. NACIMIENTO DE UNA DINASTIA DEL ACERO.........................   82
   VIII. KRUPP HA MUERTO ¡VIVA KRUPP!.......................................   96
      IX. JEFE DE LA ECONOMIA DE HITLER......................................... 106
       X. COMO UN FENIX................................................................. 119
      XI. THYSSEN Y MANNESMANN.................................................. 133
    XII. HOMBRES DE NEGOCIOS ALEMANES.................................... 144
   XIII. ASPECTOS DEL CAPITALISMO ITALIANO................................ 157
    XIV. LOS TRUSTS DOMINAN ITALIA.............................................. 169
     XV. EL CESAR DEL PETROLEO...................................................... 190
   XVI. LAS TRES GRANDES BANCAS BELGAS.................................... 205
 XVII. LOS ROTHSCHILD DE BELGICA............................................... 220
XVIII. SOLVAY, SOFINA, LOWENSTEIN Y Cía........................................................... 228
   XIX. NEGOCIOS BELGAS Y CAPITALISMO INTERNACIONAL............ 240
     XX. EL CONGO, UN COMBATE SIN RECOMPENSA............................................ 255
   XXI. LUXEMBURGO, PLATAFORMA CAPITALISTA.......................... 267
  XXII. EL CRACK MANNHEIMER...................................................... 277
XXIII. TRES COLOSOS HOLANDESES................................................ 285
 XXIV. GLORIA Y PODER DE UNILEVER............................................. 298
  XXV. ¿«EXQUISITECES DE LOS TROPICOS»?.................................. 312
      XXVI. LOS CINCO GRANDES....................................................... 322
     XXVII. LOS TRUSTS REINAN......................................................... 329
   XXVIII. LOS SEÑORES DE LA CITY.................................................. 351
      XXIX. LOS ROTHSCHILD EN ESPAÑA........................................... 362
        XXX. PROSIGUE EL ASCENSO..................................................... 369
      XXXI. ROTHSCHILD - COMMONWEALTH..................................... 383
     XXXII. EL «BIG BUSINESS» EN EUROPA....................................... 399
   XXXIII. TRUST DE PRENSA Y PRENSA DE TRUSTS............................ 418
    XXXIV. TAL COMO DANAE........................................................... 437
     XXXV. LA PRENSA BRITANICA, AYER Y HOY................................. 455
   XXXVI. SCHNEIDER, ESE DESCONOCIDO....................................... 472
  XXXVII. GRANDES Y PEQUEÑAS COMBINACIONES......................... 501
XXXVIII. EL IMPERIO SCHNEIDER ................................................... 522
   XXXIX. LOS ALIADOS CAPITALISTAS DEL  COMUNISMO................. 541

Características de la obra
Formato 15x23 cm
Páginas: 556
Portada: cuatricomía plastificada
Distribución: AMAZON

Enlace Pedido e información: LINK

lunes, 11 de diciembre de 2017

LOS FINANCIEROS QUE MUEVEN EL MUNDO


COLECCIÓN CONSPIRACIONES
LOS FINANCIEROS QUE MUEVEN EL MUNDO
HENRY COSTON

Escrito en 1957,  se podría pensar que esta obra carece de actualidad en nuestros días. Sin embargo, lo que su autor, Henry Coston, nos describe es el origen de las “dinastías financieras” que han dominado la escena europea desde el Renacimiento. Obviamente, desde que se escribió la obra, hace ahora sesenta años exactos, lo que ha cambiado es la estructura del capitalismo, pero las dinastías económicas cuyo origen describe Coston siguen vivas y activas y, lo que es peor, la banca y la alta finanza siguen dominando la economía mundial.

Tras publicar esta obra, Coston fundó la revista Lectures Françaises que todavía se publica y que dirigió hasta su fallecimiento en 2001. Coston siempre fue un periodista comprometido con su país, militante de Action Française en su juventud e interesado por las cuestiones masónicas y por el origen de las dinastías financieras. Esto le llevó a seguir a lo largo de toda su vida la política francesa. Los cinco tomos de su Diccionario de la Política Francesa, suponen 4.000 páginas sobre escándalos, perfiles políticos, chaqueteros y oportunistas que han poblado la V República.

En la redacción de Los financieros que mueven el mundo, se percibe la vocación periodística de Coston. Los capítulos breves son, en muchos casos, artículos que había publicado previamente en distintos medios periodísticos franceses. Coston era “conspiracionista”, siempre sostuvo la existencia de un conspiración de las principales fortunas del mundo para desencadenar guerras, revoluciones, derribar gobiernos y, a fin de cuentas, aumentar su poder; no fue, en absoluto un “conspiranoico” obsesionado con la idea de que tal grupo social o étnico, desde los tiempos más remotos, buscaba el dominio mundial. Muchos autores posteriores de carácter conspiracionista se han aprovechado de sus investigaciones y han utilizado sus trabajos, sin citarlo.

Lo sorprendente de Coston es su erudición histórica. No solamente conoce perfectamente el terreno de la política y de la economía francesas, sino que, además, se mueve con soltura describiendo la actuación de las oligarquías financieras en otros países. En esta obra resulta particularmente interesante su estudio sobre el que fuera definido como “el hombre más misterioso de Europa”, Basil Zaharoff, comerciante de armamentos sediento de instigar nuevas guerras para mayor gloria de sus negocios. Otro aspecto que pocos autores han tocado es la influencia de la banca “cosmopolita” en torno al gobierno del Mariscal Pétain (equivalente al gobierno de Franco en España). Coston nos obsequia en este terreno con un estudio muy completo sobre la sinarquía al que todos los autores posteriores han hecho alusión.

Los Rothschild son objeto de particular atención: los orígenes de la saga, el cómo adquirieron su máxima influencia, en qué gobiernos europeos influyeron (entre ellos el español con Isabel II), y cómo ha evolucionaron “la casa”, ocupan un lugar principal en la obra. Las alusiones de Coston al dominio de la “alta finanza” sobre los medios de comunicación o cómo los grandes trusts aplastaban al pequeño comercio, pueden parecer anticipaciones: fueron escritas hace 60 años y provocaron gestos de escepticismo: hoy nadie puede dudar sobre esto. Coston nos explica cómo se originó el fenómeno.
Una obra, en definitiva, necesaria para entender la modernidad y el proceso histórico de formación del capitalismo financiero moderno.

SUMARIO DE LA OBRA

PROLOGO                  ................................................................    7
          I - NACIMIENTO DEL FEUDALISMO FINANCIERO...............................   15
        II - FINANCIEROS DE OTROS TIEMPOS........................................   25
      III - ESPECULADORES Y QUEBRADOS...........................................   37
      IV - UNA REVOLUCION BIEN APROVECHADA..................................   46
        V - LA ESPADA, AUXILIAR DEL ORO...........................................   59
      VI - LA DINASTIA QUE SUSTITUYÓ A LOS BORBON .................................    66
     VII - ROTHSCHILD, REY DE EUROPA............................................    80
   VIII - TEMPESTAD SIN CONSECUENCIAS..........................................   87
      IX - DEUS EX MACHINA DEL REGIMEN..........................................   94
        X - SE FIGURAN QUE MUEREN POR LA PATRIA.............................. 104
      XI - SINARCAS DE LA REVOLUCION NACIONAL................................ 114
     XII - ALTA FINANZA Y ZARISMO.................................................. 130
   XIII - LA CINICA ALIANZA........................................................... 137
   XIV - EL ENVES DE LA «COEXISTENCIA PACIFICA».............................. 153
     XV - EL «SECRETO» DE M. MENDÈS-FRANCE................................... 163
    XVI - GRANDES BANQUEROS COSMOPOLITAS................................... 184
  XVII - BANCA PODEROSA. EN UN ESTADO DEBIL..................................... 196
XVIII - FRANCIA, DUELO DE BANQUEROS.......................................... 210
   XIX - EVOLUCION DE LA BURGUESIA CAPITALISTA................................  219
         XX - COMO SE HACE UNO DIPUTADO....................................... 227
        XXI - NEGOCIOS CON EL DINERO DE LOS DEMAS.............................. 243
      XXII - LA BANCA RIGE LA ECONOMIA FRANCESA............................... 251
     XXIII - LOS MALLET Y LA BANCA PROTESTANTE.............................. 259
    XXIV - LOUIS DREYFUS-ROTHSCHILD-WORMS................................. 265
      XXV - TRUSTS AHOGAN AL PEQUEÑO COMERCIO............................... 284
    XXVI - EL 4º PODER SE INCLINA ANTE PLUTON................................ 296
   XXVII - ENTRE LOS BASTIDORES DE LA PRENSA................................. 313
 XXVIII - «¡EL AÑO PROXIMO EN JERUSALEN!».................................... 327
    XXIX - TEL AVIV Y MOSCU........................................................ 337
      XXX - ISRAEL, COLONIA O INSTRUMENTO DE LA
                  FINANZA INTERNACIONAL............................................. 346
    XXXI - EL HOMBRE MISTERIOSO DE EUROPA.................................... 356
   XXXII - LA CITY DOMINA LA COMMONWEALTH.................................. 363
  XXXIII - EL IMPERIO DEL BIG BUSINESS............................................ 374
 XXXIV - ESTATUA A LA LIBERTAD O AL BECERRO DE ORO...................... 386
   XXXV - FORD, EL MULTIMILLONARIO ANTICAPITALISTA....................... 396
  XXXVI - WALL STREET REINA EN WASHINGTON.................................. 409
XXXVII - AMERICA LATINA, COLONIA DEL  BIG BUSINESS ................ 418
´
CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA

Tamaño: 15x23 cm
Páginas: 438
Portada: cuatricomía plastificada
Distribución: AMAZON
Web y pedido: LINK


sábado, 25 de noviembre de 2017

LA PRENSA CATALANA REFLEJO DEL "HUNDIMIENTO" INDEPENDENTISTA



Posiblemente, si el gobierno del Estado hubiera conocido la realidad del panorama de la comunicación en Cataluña se hubiera evitado aplicar el 155 y todo habría podido quedar en una pequeña reunión con los directores de los medios para que el fenómeno se deshinchara. Bastaba con amenazarles con cortar el inaudito flujo de subvenciones. Ellos mismos hubieran rectificado por iniciativa propia. Nos explicamos.

Expresada de manera directa, la tesis que sostenemos es:

1) Los medios de comunicación catalanes recibían sin excepción subsidios por parte de la Generalitat, especialmente a partir de 2010.
2) Estos subsidios condicionaban la información que presentaban a la opinión pública y daban cabida a periodistas, editorialistas, tertulianos que, o bien eran simples mercenarios o bien eran transmisores de los criterios de la gencat.
3) El papel oficialista de los medios de comunicación catalanes les había enajenado seguimiento por parte sustancial de la población y, en la práctica, se fue reduciendo cada vez más al sector independentista.
4) El hecho de que el independentismo haya distado mucho de tener “fuerza social” necesaria para sus fines, se demuestra por el hecho de que cuanto más independentista era la prensa en Cataluña, más descendían sus ventas y se restringía su difusión.
5) Tras la intervención previa de las cuentas de la gencat por parte del Estado se ha producido un vuelco en todos los medios de comunicación que hasta ese momento habían hecho el juego al proyecto independeta de la gencat.
6) En la actualidad ya no existen “medios de comunicación independentistas”, salvo en el entorno de la Corporación Catalana de Radio Televisión que sigue propinando algunas puyas de tanto en tanto (llamar a Cipollino, “presiden en el exili”).

Trataremos de explicarnos con algo más de detalle.

EL CASO DEL DIARIO “ARA”

Por ejemplo: el diario Ara. Su eslogan podría ser “nacido con el procés”. Efectivamente, vio la luz en 2010. Venía avalado por tres periodistas “prestigiosos” en el medio nacionalista: Antoni Bassas, Mónica Terribas y Toni Soler. Su primer número apareció el 28 de noviembre de 2010 coincidiendo con las elecciones que dieron la victoria a Artur Mas. La mayoría de nombres que se fueron sumando eran “periodistas del régimen” nacidos profesionalmente durante el pujolato y que habían vivido a la sombra de la gencat a través de TV3 o de Catalunya Radio. Desde el principio el Ara se caracterizó por dos rasgos, por este orden:

- apoyo decidido al independentismo catalán y
- ser deficitario desde el primer momento, no haber dado ni un euro de beneficios.

Estos dos elementos se entienden mucho mejor si se observa su web y se ve de manera sorprendente que en la parte inferior aparece el logo de la Generalitat de Catalunya – Departamento de Presidencia. Y pensar que en Cataluña hay gente que criticaba a la “prensa del Movimiento” (hoy lo que fue redacción y rotativas de los dos diarios de la “cadena del Movimiento” franquista en Cataluña, Solidaridad Nacional y La Prensa, está ocupado en solitario por las oficinas del “depósito legal catalán”…). Así pues, a falta de lectores, quien paga el diario es la gencat.

Y a todo esto, ¿cómo va de lectores el diario. Fatal. En 2012, la edición impresa tirada 30.485 ejemplares y vendía 16.373. En 2016 la tirada se había reducido a 6.128 y apenas se vendían 2.706 ejemplares… Hoy estamos seguros de que las ventas serán aún menores. Pero es que la “edición digital” está por las 20.182 consultas diarias… que está al nivel del Ahoraleon.com o del Albacetecapital.com. Así pues, puede decirse del Ara.cat que, su influencia es minúscula y que, en la práctica, su audiencia irrelevante y apenas sirve para desviar fondos con los que alimentar a una pequeña corte mediática al servicio del único patrón real: la gencat y su proyecto independeta.

EL AVUI: CASO ÚNICO EN LA PRENSA MUNDIAL

El diario Avui, nacido en la transición, puede alardear de ser el “decano de la prensa en catalán”. En sus 40 años de existencia, siempre, absolutamente siempre, ha sido deficitario y amamantado por las ubres de la gencat que le han otorgado el favor que nunca ha gozado del público. Después de ir renqueando durante ¡40 años! el Avui terminó fusionándose con otro diario no menos patético, El Punt Diari, que arrastraba similar déficit. En 2012 El Punt Avui tiraba 34.363 ejemplares y vendía 26.513, pero cuando el proceso ya estaba en marcha, en 2016, la tirada había descendido a 24.734 y las ventas a 21.939.

Hay que decir que las “ventas” de esta prensa incluían las suscripciones que realizaban todas las oficinas de la gencat y de buena parte de los entes públicos dependientes de la institución.

LA VANGUARDIA, HACIA EL SOL QUE MAS CALIENTE

Queda por aludir a lo que durante décadas fue el “boletín interno” de CiU y una especie de “diario oficioso de la gencat”La Vanguardia. El buque insignia del conde de Godó, elevado a grande de España por Juan Carlos I, puede darse, como el Bismarck en el Atlántico Norte, por torpedeado, con el timón averiado y sin rumbo. Su caída ha revestido caracteres de tragedia griega pasando de 202.486 ejemplares de tirada y 172.263 de difusión en 2012 a 136.508 de tirada y 114.960 de difusión, lo que supone casi un 40% de pérdida de lectores en apenas cuatro años. ¿Qué ha ocurrido? Es muy sencillo de explicar: la apuesta desmesurada de La Vanguardia por la causa independeta le ha llevado a una pérdida masiva de lectores y, lo que es peor para la empresa: el que buena parte de los que quedan, son lectores de edad, habituados desde hace 60 años a leer el mismo medio y que ahora ya no se sienten en condiciones ni de tirar por la vía digital ni de cambiar de medio convencional.

Lo más sorprendente en el caso de La Vanguardia es que la pérdida mayor de lectores se ha producido en la edición en castellano (37.280 lectores menos en cuatro años), pero también han descendido los lectores de la edición en catalán (16.352 menos en el mismo plazo). Lo que indica que “unionistas” y “catalanistas moderados” han abandonado la lectura del medio decano de la prensa en Cataluña.

LOS DIARIOS “UNIONISTAS” EN CATALUÑA

Esto por lo que se refiere a los diarios del “bloque independentista”. A los del “bloque unionista” no les ha ido mejor. La diferencia es que solamente uno (El Periódico) ha recibido alguna ayuda pública de la gencat. El resto (El Mundo, el ABCEl Pais) son ediciones catalanas de diarios, originariamente madrileños. Estos diarios ha visto como descendían en todos los casos sus ventas entre 2012 y 2016: 32.552 en el caso de El Periódico, 22.671; El País, 13.409, El Mundo y 6.096 el ABC. Lo que da un total de pérdidas de lectores de 68.922 ejemplares, mientras que en el bloque independentista esta cifra se eleva a 109.143. El porqué todos han perdido es fácil de explicar:

- la prensa convencional ha ido descendiendo de tiradas a medida que avanzaba la implantación de los medios digitales y esto ha afectado a toda la prensa.
- el cansancio de la opinión pública harta de noticias sobre el “procés” que se reflejaba en la prensa diaria ha hecho que muchos lectores terminaran por inhibirse de los medios que consultaban habitualmente.
- el cierre masivo de puntos de venta de diarios, especialmente en Barcelona que hoy hace incluso difícil poder comprarlos.
- por la polarización del sector de lectores que o bien eran independentas y no querían informaciones “unionistas”: y, en este sentido, resulta claro que los unionistas han perdido menos lectores.

¿POR QUÉ LOS DIARIOS INDEPENDENTISTAS ERAN INDEPENDENTISTAS…?

La pregunta que cabría formularse es: a la vista de que la pérdida de lectores ha sido de prácticamente el doble para los diarios que se han lanzado por la pendiente “independenta”, ¿cómo es que sus directores no han advertido que estaban perdiendo audiencia y han rectificado sus planteamientos? La respuesta es igualmente simple: cuando un medio de comunicación deja de depender de las ventas, ni su dirección ni sus redactores se interesan por la calidad del producto, ni por el sentir de los lectores, sino que su trabajo se centra únicamente en contentar a la institución de la que dependen y que, a fin de cuentas, es la única que garantiza su salario: en este caso, la gencat… Así que estos medios no podían hacer otra cosa más que apoyar al independentismo promovido desde la Plaza de Sant Jaume. Elegir otra vía en estos momentos de cambio de lo convencional por lo digital y de pérdida de lectores generada por la crisis iniciada en 2008, era un salto al vacío: había pues que garantizar el salario… y esto pasaba por alabar y rendir pleitesía al enloquecido proyecto elaborado por Mas-Cipollino.

La prensa catalana fue víctima de la alucinación colectiva de la que fue presa toda la región: incluso quienes no eran partidarios del independentismo se dejaron impresionar por las altas cifras de manifestantes de los 11-S de las que alardeaba la gencat y que, inmediatamente, reproducían sus medios amamantados. Esto les reforzó en la idea de que “quizás”, “a lo mejor”, el proyecto triunfaba: por otra parte, los unionistas parecían no responder así que… ¿porqué no iba a triunfar el independentismo? Se impuso el relato de que “el Estado es débil y no tiene capacidad para reaccionar” y que “en Europa no pueden prescindir de Cataluña”. Además, no era que los directores de los medios siguieran esta línea, es que querían seguirla, porque, de triunfar, estaba claro que ellos hubieran sido sus principales beneficiarios: tendrían un salario elevado por el resto de sus días y sin preocuparse por el número de lectores, las tiradas o los índices de audiencia.

EL CHOQUE CON LA REALIDAD: ADIOS PRENSA INDEPENDETA, ADIOS

Y entonces llegó el choque con la realidad que adoptó la forma de tres números: 155. Antes, Hacienda ya había intervenido preventivamente las cuentas de la gencat. Se produjo la debacle: los medios independentas dejaron de ver como la gencat compensaba sistemáticamente sus elevados, reiterados y consuetudinarios déficits. Al Avui le fue imposible dar marcha atrás: casi el 50% de la plantilla corre en estos momentos el riesgo de verse en la calle a través de un ERE que afecta a 91 trabajadores. ¿Motivo reconocido? El descenso de publicidad institucional procedente de la gencat desde la aplicación del artículo 155.

La cosa no ha ido mejor en el Ara. Al haberse despedido del régimen de subvenciones, publicidad de la gencat y suscripciones de los departamentos de la institución, se enfrenta a la realidad de una empresa que durante siete años ha sido deficitaria y que no hay forma de rentabilidad. La salida es incorporar a un socio capitalista lo suficientemente ingenuo como para pensar que el diario puede rentabilizarse y que odie suficientemente al PP como para estar interesado en participar en la aventura. Jaume Roures tiene todos los números para quedarse un diario prácticamente deshauciado. Desde su nacimiento, la gencat ha canalizado 2,5 millones de euros en subvenciones directas al Ara constatables y probablemente cantidades similares en concepto de publicidad.

Pero lo sorprendente es constatar la actitud que han tomado todos estos medios cuando el grifo de la gencat se ha cerrado: el giro más espectacular, sin duda, ha sido el dado por el conde de Godó y por La Vanguardia, que incluso una semana después del 1-O seguía jaleando a Cipollino y daba por hecha “la república independiente de su casa”, y que, al irse despejando la situación ha dejado en la estacada a quien ya no va a poder orientar publicidad institucional. Toda su línea de mando se ha vuelto, de repente, “crítica con el independentismo”. Incluso muy crítica. Y lo han hecho sin experimentar la más mínima vergüenza, ni el menor empacho, demostrando su naturaleza de plumas mercenarias mecidas por el viento. La Vanguardia, en otro tiempo “Española”, que jaleó al franquismo a lo largo de 40 años, fue nacionalista durante el pujolato, independentista en los años patéticos del no menos patético “procés”, ahora, se vuelve hacia el “regionalismo unionista”, haciendo gala del mismo “seny” del que ha alardeado.

RADIO Y PRENSA DIGITAL INDEPENDENTISTA

El “señor conde”, tiene un problema mayor en el RAC1, hasta ahora la radio independentista de mayor audiencia. Consciente de que le va a resultar muy difícil estar en misa y repicando, su problema es quién poner al frente de la emisora que, por una parte no genere una estampida de colaboradores afectos al independentismo, de otra congraciarse de nuevo con la patronal catalana y, finalmente no perder excesiva audiencia. De momento, el cargo sigue vacante tras la dimisión de Eduard Pujol y su incorporación a la candidatura de Cipollino para las próximas elecciones. El RAC1 había puesto al “señor conde” en muchas dificultades al defender casi colectivamente la DUI. Eduard Pujol dimitió antes de ser cesado.

En lo que se refiere al Ara, el cambio de orientación fue previo al 1-O cuando resultaba evidente para algunos analistas que la aventura del “procés” estaba tocando a su fin. El diario, aparentemente independentista, no dio su apoyo a la DUI, a diferencia del Avui y fue, por ello, muy criticado en esos medios. La cosa venía de lejos. En septiembre de 2016, culminó la deserción de una decena de periodistas del Ara hacia Nació Digital, “líder del espacio digital catalán”, nuevo invento de la gencat para “hacer más ruido”. El Nació Digital fue creado en septiembre de 1995 en Vich como empresa privada, pero no hay que engañarse: la gencat es la que ha mantenido con vida a este medio (que sólo en septiembre de 2016 cobró 224.000 euros en subvenciones), seguida por Vilaweb (que le siguió con 135.000 euros, siendo ambas, arietes del “procés” en el mundo digital.

Después del 1-O y cuando la aplicación del 155 era cosa de días, los representantes de estos medios digitales se reunieron para afrontar la nueva situación: durante unos meses no podrán contar con el balón periódico de oxígeno insuflado por la gencat a cambio de sostener sus aventuras. Eso implicaba afrontar el hecho de que el período de las “vacas gordas” había concluido y de que ahora deberían contar con sus propias fuerzas (a la vista de que la empresa privada no se siente particularmente estimulada para invertir en negocios ruinosos). La asamblea de medios intentó pactar una política común. Pero no es optimismo lo que en este momento impera, sea cuál sea el resultado del 21-D.

El estado de los medios de comunicación en Cataluña es el reflejo del fracaso del procés. Pero no sólo eso: es una muestra del oportunismo, de la falta de escrúpulos morales de una prensa subsidiada y que se pone al servicio de quien tenga las llaves de la caja. Mientras el “procés” iba viento en popa, los grandes “analistas”, los “tertulianos” habituales de los cenáculos mediáticos independentistas, prestaban su apoyo interesado. Cuando los independentas han dejado de tener las llaves de la caja, todos esos medios, SIN EXCEPCIÓN, han cambiado las orientaciones de sus editoriales: donde dije digo, digo Diego

Hemos dicho en muchas ocasiones que instituciones como el Omnium Cultural o la ANC, no existirían, ni siquiera hubieran sido fundadas, de no ser por las decenas de millones recibidos desde su comienzo mismo. El pujolato demostró que era posible generar un régimen “a la andaluza”, simplemente forjando a golpes de subsidios a franjas clientelares (que si asociaciones sardanistas, que si grups de diables y grallers, que si peñas castelleras y un largo, larguísimo etcétera). La cosa no es nueva: desde los tiempos del Conde de Güell, la cultura catalana nacionalista estuvo subvencionada, prácticamente a fondo perdido, creada en buena medida “bajo demanda”. Durante el pujolato, a pesar de la inmersión lingüística, de ganarse a las direcciones de buena parte de las casas regionales establecidas en Cataluña, después de estimular por la vía del subsidio a la rotulación de comercios en catalán y penalizar por vía de denuncia a quienes mantenían los rótulos en castellano, incluso la lengua catalana se convirtió en subsidiada… pero no logró iguales ni remotamente los niveles de utilización del castellano.



El ejemplo de la prensa catalana muestra el riesgo de operaciones de este tipo: cuando desaparecen los subsidios, desaparece también ese tipo de prensa, se reorienta, se recicla, invierte su funcionalidad… Ni la prensa subvencionada resiste el paso del tiempo, ni una cultura hinchada artificialmente supera el momento en el que se detienen o disminuyen esas subvenciones. Tal es el riesgo para la cultura catalana que en los últimos 40 años se ha orientado completamente, primero del lado del pujolismo, y luego del “procés”, constituyendo la reserva clientelar de ambos.  

martes, 21 de noviembre de 2017

LA CATALUÑA POST–NACIONALISTA ¿HAY FUTURO PARA EL INDEPENDENTISMO?




La pregunta es obviamente retórica: nadie –nadie con dos dedos de frente y una mínima capacidad de análisis político– puede creer en que Cataluña, hoy o algún día puede ser independiente. La “flamarada” independentista se está extinguiendo a la vista de todos. Las deserciones en el independentismo son de tal calibre que indican el estado de descomposición, no sólo del proyecto, sino incluso de la misma idea: ayer fueron dos consellers presos (por su mala cabeza… no porque en España no exista libertad de expresión) los que gimieron por su libertad a cambio de “reconocer el artículo 155” (como si un robagallinas pudiera ser excarcelado solamente porque afirme seriamente “reconocer el código penal”), el día antes fue López Tena, uno de los cerebros del activismo independeta, inventor del eslogan "Espanya ens roba" y el que obtuvo en Osona mejores resultados de participación en los seudo–referendums de 2009–2010, el que, no solamente se desdecía, sino que además, realizaba una crítica inmisericorde y terminal al “procés”, a Mas y a los que han llegado hasta el extremo de obligar al Estado a aplicar el 155. El día anterior, Mas ya no sabía qué hacer para pedir que se le redujera la fianza de 5.000.000 de euros por su responsabilidad en el 9–N y casi llorando argumentaba que “tendría que vender sus casas”… La hora del llanto y del crujir de dientes ha llegado. La incorporación de la Forcadell a la lista de ERC, a la que apenas una noche en la mazmorra fría cambió radicalmente sus opiniones políticas, es otra muestra de que el independentismo, casi desea una dulce derrota el 21–D que le permita reconocer ante toda Cataluña lo que toda la Cataluña que tiene dos dedos de frente ya sabe: “no hay condiciones para la independencia…”. Para ese viaje no hacían falta alforjas: algunos lo advertimos hace ya siete años. Cada día la prensa catalana –incluso la que hasta anteayer apoyó al “procés”– nos da noticias, muestras y ejemplos de la bajeza moral, la impreparación, el aventuterismo y la irresponsabilidad que ha estado presente en la cúpula del “procés”, factores que, por sí mismos, lo han arrojado al basurero de la historia.

INDEPENDENTISMO: UNA CUESTIÓN RELIGIOSA

Hoy, solamente algunos comentaristas políticos nacionalistas intentan salvar la cara de los “bonzos” del “procés”: para la mayoría de tertulianos y analistas, para todos los observadores políticos extranjeros, la clase política independentista no estaría en condiciones ni de dirigir una comunidad de vecinos. Después del 21–D, lo más probable es que ERC, PSC y Podemos.cat formen gobierno, en el que, a diferencia de los dos tripartidos anteriores, ERC no solamente no tendrá la voz cantante, sino que será el socio incómodo, forzado, molesto y acomplejado

Y luego veremos qué ocurre con los procesamientos de los dirigentes de ERC, de los personajillos encausados que figurarán como diputados y que todos ellos deberán enfrentarse con inhabilitaciones a perpetuidad así como con el embargo de patrimonios personales. El calvario no ha hecho nada más que empezar para los independetas y lo que es peor para ellos: demostrada su debilidad, ya no tienen carta alguna con la que negociar con Estado (vale la pena recordar que el poder judicial es autónomo y que, en democracia, aunque el gobierno quiera influir, siempre habría un juececillo celoso de su misión que se opondrá).

No es raro que a todos estos barandas del independentismo les haya dado una crisis de fe en plena cárcel: uno de “los dos jordis” estando en misa en la cárcel presenció horrorizado cómo un preso acuchillaba a otro. Éste pánfilo no se ha enterado todavía que la mayoría de presos en las cárceles españolas acuden a misa para poder cambiar drogas con presos de otros módulos. Peor es lo de Junqueras que ha recuperado la fe de cuando era “escolanet” y, según dicen los medios, se pasa las horas muertas rezando en su celda. Razón tenía ayer López Tena en la larguísima entrevista que le realizó ayer El Confidencial, cuando comparaba a los dirigentes independentistas con el colegio cardenalicio y a su “doctrina” como un conjunto de dogmas puestos al servicio de una fe. Ayer mismo, confirmamos esto viendo un vídeo de otro “historiador” independentista en el que decía que la Europa Medieval se lo debe todo a Cataluña, que el primer premio nóbel de la paz fue el Abad Oliva y que los catalanes serán en los próximos mil años, lo que la cultura griega ha sido en el pasado... Éste “historiador” no era tan alucinado como aquel otro mindundi que pontificaba sobre si Colón, El Cid, Teresa de Jesús y el inventor de la sopa de ajo, eran catalanes, pero precisamente, en su circunspección y en sus modales serenos evidenciaba esa “fe religiosa” de la que hablaba López Tena.

NO ES EL FIN DE UNA CRISIS, ES EL FIN DEL INDEPENDENTISMO

Así pues, los independentistas deben felicitarse que la estupidez no esté registrada como delito en el código penal. Pero lo que está claro es que “el mambo se ha acabado”. Estamos asistiendo, no solamente al fin de una ilusión (etimológicamente, lo “percibido por un iluso”), sino a algo mucho más profundo y de mayor calado: el fin del independentismo. De la misma forma que estos días que se cumple el cuarenta aniversario de la muerte de Franco y parece claro que mostrar la solidaridad con el “anterior jefe del Estado” puede ser una muestra de lealtad por encima del tiempo, pero que quien quiera hacer política no puede sino considerar al franquismo como historia, dentro de 40 años el independentismo se examinará en los libros de historia como una locura colectiva que embargó a una cuarta parte de la sociedad catalana. Se verá como arcaísmo y quienes lo han promovido, si tienen algún lugar en la historia, será como responsables de que Cataluña perdiera el ritmo de la modernidad. En las facultades de ciencias políticas se estudiará el fenómeno extraño de cómo una comunidad autónoma ha podido estar paralizada durante casi 15 años desde aquella coña maragallana del “nou estatut”, que a pesar de carecer completamente de demanda social constituyó las primeras aguas que trajeron los lodos independentistas actuales. En las escuelas de psicología los estudiantes harán sus tesis sobre la alucinación colectiva que sufrió una cuarta parte de catalanes y se estudiará el fenómeno del contagio. Y siempre habrá, claro está, un abuelete que dirá a sus nietecitos “Yo voté el 1–O y luego toqué la cacerola…”. Enternecedor.

¿Asunto resuelto? Relativamente. Lo que queda resuelto es, en primer lugar, la desaparición del nacionalismo moderado, mixtura del antiguo regionalismo y de la histeria nacionalista del “siempre más”. Ya no hay pujolismo. Se ha acabado: Cipollino se encargará de liquidar sus restos, en su partido y en su espíritu, y nos apostamos a que en la próxima campaña electoral, la candidatura que encabeza el triste expresidente, “Junts per Catalunya”, intentará competir en independentismo con ERC. Éstos, por su parte, con la etiqueta ERC–CatSí, aparecerán como más razonables e intentarán asumir en el tripartito que se avecina el mismo papel que realizó Carod–Rovira con Maragall. Mal asunto porque, todo análisis que no parta de la base de que “el mambo se ha acabado y no volverá” es erróneo y solamente contribuirá a dar inestabilidad al gobierno–Frankenstein que salga del 21–D.

Si el nacionalismo moderado ha desaparecido (en realidad, desapareció en las anteriores elecciones autonómicas), lo que inicia su declive ahora es el independentismo. ¿La prueba? Las tres candidaturas indepes ni siquiera han sido capaces de pactar la convocatoria de un nuevo referéndum soberanista en sus programas, ni de incluir el reconocimiento del “gobierno de la república catalana”… Paso atrás, previo a los muchos que quedan por dar.

¿La CUP? La CUP es un cero a la izquierda que se verá presionada a un lado por los más realistas de ERC y por el otro por CatComú–Podem. Y la CUP volverá a ser lo que era: una serie de pequeños grupos locales dirigidos por maestrillos y maestrillas, amargados y amargadas, de rostros sombríos.

PARA INSTALAR LA “NORMALIDAD” EN CATALUÑA HACE FALTA…

Insistimos ¿asunto resuelto? ¿Se ha instalado la “normalidad” en Cataluña? En absoluto. Ahora queda desandar lo andado con las “flamaradas” nacionalistas desde principios de los años 80. Y la cuestión de la enseñanza es fundamental. Si el conato independentista ha sido posible es a causa del modelo de enseñanza que rige en Cataluña: con su historia de ficción, con su inmersión lingüística obligatoria, con parte del personal docente ideologizado y que ni siquiera advierte que está adoctrinando. Está claro que con unas elecciones generales que se aproximan, el PP no intentará reformas en profundidad para evitar tensiones suplementarias, pero nadie, ni entre su cúpula, ni entre su electorado, olvidará jamás lo que ha ocurrido en Cataluña y las razones históricas por las que ha ocurrido: no puede dejarle las manos libres en la enseñanza a unos iluminados, para los que modelar la historia en beneficio propio es capital.

En realidad, el PSC como Cs, han llegado a similares conclusiones. Va a depender de cuál sea el alcance de la victoria del PP en las próximas elecciones generales (porque uno de los “efectos colaterales” de la “crisis independentista” ha sido reforzar a Rajoy y hacer que la temática de la corrupción en el PP pase a segundo plano) para que en el terreno educativo PP, PSOE y Cs actúen por consenso. Los nacionalistas más inteligentes, han entendido perfectamente lo que se les viene encima en el terreno de la educación y en estos momentos están movilizándose “en defensa de la escola catalana”… Hacen bien, porque también aquí –aunque nadie se lo haya comunicado– el “mambo se ha acabado”. En realidad, todo va a depender de la posición del PSOE a nivel de Estado y de quien ostente la dirección del PSC: lo cierto es que el sector nacionalista–socialista de este partido, está hoy completamente fuera de combate y reducido a algunos concejales aislados que, probablemente, ni siquiera repitan en las próximas elecciones.

¿Y es todo? El que el Estado reoriente el sistema educativo catalán es una parte importante del problema, pero queda otro igualmente importante: las subvenciones a la sociedad civil. Seamos claros: si existe hoy una “sociedad civil independentista” es porque en los últimos siete años se la ha sobredimensionado a base de inyecciones multimillonarias (e injustificadas) de fondos. Ni el Omnium Cultural, ni la ANC, ni una ristra de asociaciones menores, hubieran podido mantenerse, ni siquiera formarse, de haber dependido de los que estaban interesados en impulsarlas: como las moscas al pastel, los oportunistas acuden al olor a fondos públicos, y los “hombres de fe” ven reforzadas sus convicciones dogmáticas engrasándolas con unos euracos de aquí y de allá. Si el independentismo ha creído que disponía de fuerza suficiente para alcanzar la independencia se ha debido, sobre todo, a que solamente “veía” cómo se movilizaba la sociedad civil amamantada y subsidiada por la gencat. 

Si han existido medios de comunicación en catalán, no de ahora, sino desde finales de los años 70, no ha sido gracias a la iniciativa privada sino a las subvenciones de la gencat. Y hoy ocurre lo mismo con la mayoría de digitales en catalán. Ha bastado un mes para que el diario Avui no pudiera recibir los correspondientes fondos girados por la gencat, para que despidiera a parte de su plantilla y el resto de diarios y digitales, hasta ayer independentistas, se han despertado con otra orientación… Y aquí también va a ser imposible que sigan llegando las mismas subvenciones a todo este mundillo. En primer lugar porque está claro lo que han propagado. Seguirán funcionando lo que tarde la hucha acumulada en agotarse y nunca más volverán a tener la alegría en la llegada y en el manejo de fondos que han tenido desde que Artur Mas se hizo con la presidencia de la gencat.

INMIGRACIÓN Y REFORMAS A NIVEL DE ESTADO

¿Eso es todo? Todo esto –que es inevitable en los próximos años– por sí mismo, lo único que garantiza es que el nacionalismo catalán, un movimiento que va contra la historia en la época de la globalización y que ya iba contra ella a lo largo de todo el siglo XX, decline y se convierta en un arcaísmo de aquí a 40 años. Pero, por sí misma, la crisis del nacionalismo (independentista o no), no hará que vuelva la normalidad a Cataluña. En primer lugar porque Cataluña forma parte, no sólo del Estado Español, sino de la “Nación Española”. Harán falta reformas constitucionales para establecer los límites y las relaciones jerárquicas de manera clara entre las administraciones autonómicas y el Estado. Al principio de que “el que más protesta o el que más mata, tiene mayor autonomía” (con cualquier excusa: que si son “territorios históricos”, que si hay una organización terrorista que da palos y otros deben recoger los frutos, que si tal partido nacionalista colabora con la gobernabilidad del Estado…) debe ser sustituido por la exigencia de lealtad a todas las comunidades autónomas (principio de “más lealtad, más autonomía”).  

Está claro, además, que un Estado no es tal si no sólo descentraliza determinadas competencias, sino que cada autonomía le da los contenidos que quiere. Que el Estado debe recuperar las competencias en materia de educación eso es algo que pocos dudan. Que la sanidad debe ser de la misma calidad y ofrecer los mismos servicios en todo el Estado, y por tanto, debe de estar unificada, es otro puntal básico para redimensionar el “Estado de las Autonomías”.

En Cataluña, además, existe un gravísimo problema: la estupidez nacionalista hizo que Pujol orientara inmigración magrebí a Cataluña por la cuestión lingüística. Simplemente, al capo de tutti i capi le molestaba que pudieran llegar “panchitos” hispanoparlantes… que no se esforzarían en aprender catalán. A los magrebíes (orientados por Angel Colom hacia Cataluña, destacado como “embajador” en Marruecos), siguió la llegada de islamistas africanos y de grandes cantidades de pakistaníes igualmente musulmanes. En el momento actual: casi una cuarta parte de Cataluña es de origen extranjero y algo más de un millón son islamistas. En la región catalana se encuentra la mayor acumulación de islamistas de todo el Estado y una de las mayores de Europa. Así pues, la conflictividad está servida.

La inmensa mayoría de este sector está ultra-subvencionado… y el día en que las subvenciones disminuyan, la “paz étnico–religiosa–social” habrá terminado en Cataluña. Así de simple. Lo peor es que la policía autonómica no está en condiciones de contener el fenómeno, ni las revueltas que pueden producirse en los próximos años. Porque este es otro problema: ¿policía autonómica? Sí, bien, pero ¿para qué y al mando de quién y para hacer qué? Y, reconozcámoslo: los mozos de escuadra figuran en el platillo de los fracasos de la autonomía catalana. Así que parece inevitable que esta policía reduzca sus atribuciones y se reoriente. ¿O es que vamos a olvidar lo que ha ocurrido en la crisis independentista?

Quedan otros muchos frentes en el post–nacionalismo. El económico es, sin duda, uno de ellos. El social otro (la gencat que tanto debía mirar por la sociedad catalana lo que ha conseguido es una sociedad débil, frágil, atomizada, con unos niveles de fracaso escolar, de jóvenes ni–nis y el mayor consumo de drogas de todo el Estado y de casi toda Europa). Así pues, lo que la desaparición progresiva del nacionalismo va a generar no es la solución de todos los problemas. Los creados estos últimos años no se disiparán inmediatamente y sus efectos seguirán sintiéndose durante muchos años, pero quedarán otros problemas que han ido creciendo desde 2003 y a los que casi nadie ha prestado atención. Lo que ocurrirá, simplemente, ser que se abrirán debates nuevos en la sociedad catalana, cada vez más libres de los prejuicios nacionalistas y del riesgo de nuevas “flamaradas” independetas. Y estos debates serán los mismos que en el resto del Estado.